Muchas aerolíneas, hoteles y agencias de viajes o aeropuertos han gastado importantes recursos para construir experiencias sólidas para los viajeros, principalmente para apoyar las fases de reserva y check-in. Sin embargo, muchos de sus empleados no utilizan todavía aplicaciones móviles que pueden ayudarles a ser más eficientes y productivos. Y eso que este tipo de soluciones va aumentando poco a poco, aunque se encuentran en una fase muy inicial de despliegue.

De hecho, muchas empresas turísticas aún no se han hecho preguntas clave que les permitan entender cómo pueden aprovechar la movilidad para potenciar la labor de sus plantillas, simplificar sus tareas y acercarles más a sus clientes. Carecen de los mecanismos que les permitan identificar oportunidades, a través del móvil, y brindárselas a sus empleados.

El principal motivo de ello es que no existe una estrategia global centrada en la movilidad, en el mundo turístico, que sea inicial y básica para reforzar la labor de sus profesionales. Ellos son los que mejor conocen los posibles usos que deberían darse a estas herramientas, para agilizar su trabajo. Es decir, buscar la mejor aplicación o caso de uso real de esta tecnología a su día a día.

Aprovechar su conocimiento y experiencia es un primer paso que luego permitirá recopilar, evaluar y priorizar las aplicaciones móviles de la forma más rentable para su actividad y negocio

Por ejemplo, algunos hoteles han aprovechado la inteligencia artificial y Big Data para alimentar una aplicación móvil que rastrea los intereses de cada huésped y es capaz de sugerir actividades y recomendaciones, en función de su perfil. Incluso, la aplicación también cambia sus ofertas, cuando detecta que un usuario se ha registrado en una de sus instalaciones, y utiliza los datos recopilados para fijar el precio de sus servicios, en función de la temporada del año.

Otros, en cambio, han aprovechado la tecnología Blockchain para ayudar a los usuarios a encontrar alojamiento y ofrecer una lista de hoteles adecuada a su perfil, o gestionar la disponibilidad de habitaciones en cuestión de segundos, o mejorar servicios como la reserva y el seguimiento de los equipajes.

La contratación y pago vía móvil es otra alternativa muy interesante para este sector, sobre todo con la acusada tendencia a recurrir a los pagos móviles de los turistas. Las tecnologías de pago electrónico a través de tecnologías de comunicaciones NFC o Bluetooth están ganando terreno, impulsadas por Apple, Google o Samsung, y las tecnologías Blockchain también tienen aquí un importante papel que jugar, aumentando su seguridad y rapidez y reduciendo sus costes.

Las aplicaciones de última hora son cada vez más populares entre los turistas que buscan ofertas, a las que pueden acceder de forma casi instantánea. Tanto los hoteles como las líneas aéreas pueden participar en ellas, para promocionar sus servicios y ofertar habitaciones disponibles, tarifas más bajas o pagos inmediatos.

En fin, algunas posibilidades que puede abrir la movilidad al mundo del turismo para que los proveedores puedan interactuar de forma más directa y cercana con sus clientes, creando una experiencia mejorada antes, durante y después de cada viaje, gracias a información, predicciones y tendencias populares, que facilitan a empresas y profesionales de la industria tomar mejores decisiones de inversión, ahora y en el futuro.