Tiene sentido que, este año, nuestras tendencias anuales se centren no solo en la tecnología, sino también en las personas:personas y tecnología trabajando de manera diferente para materializar el cambio en la empresa. Cuando internet y el correo electrónico empezaron a colarse en las empresas hace décadas, la forma en que trabajamos cambió de forma sustancial. En este momento, tenemos la certeza de que nos encontramos en el umbral de un nuevo cambio fundamental en la productividad del trabajador y estas cinco tendencias van a marcar el camino.

1. Los servicios profesionales redefinen la IA

Las empresas utilizarán la inteligencia artificial (IA) para que sus expertos lo sean todavía más, pero también para prestar servicios de asesoramiento que aumenten su productividad. Estos servicios basados en la IA ayudarán a transferir los conocimientos para que lleguen a todos los rincones de la organización de una manera mucho más dinámica que con los sistemas de intercambio de información del pasado,y todo esto representa una gran oportunidad para las empresas. De todas las tendencias observadas este año, esta es la que posee un mayor potencial de impacto en cuanto a alcance y variabilidad. No sé exactamente en qué va a terminar todo, pero vamos por el buen camino. Cada vez se nos dará mejor atajar los sesgos no intencionados y aplicar la IA para mejorar los resultados.

2. La concepción del diseño de los servicios de TI cambia de destinatario: de personas a máquinas

Las personas necesitan su tiempo para tomar una decisión. Las máquinas lo hacen con mucha rapidez. Por eso, con la expansión del internet de las cosas y el aumento de la comunicación de máquina a máquina, esta tendencia está provocando un cambio fundamental en el diseño: En lugar de llevar la información al procesamiento, estamos llevando el procesamiento hasta los datos. Y eso significa trasladar la toma de decisiones al perímetro. Con las velocidades de interacción de máquina a máquina, podemos integrar mucha más inteligencia en el problema que estamos intentando resolver y respaldar muchas más decisiones por segundo que nunca antes. Cambiará la forma en que diseñamos sistemas en la empresa para tener en cuenta las economías hiperlocales, las ciudades inteligentes y los servicios personalizados para los consumidores en el perímetro.

3. El valor de los datos se incrementa en los ecosistemas

Las empresas están capitalizando los datos que poseen y los fusionan con otros datos con el fin de obtener valor. Los presidentes ejecutivos y los directores generales deben establecer cómo construir un modelo empresarial en torno a un ecosistema de datos y los líderes empresariales deben obtener el consentimiento pertinente de los individuos para poder compartir sus datos. Tecnologías como las identidades autocontroladas y las comunidades de consentimiento compartido de forma mutua asociado a la cadena de bloques serán de gran ayuda. Los presidentes ejecutivos y los directores generales de los sectores de la sanidad y la automoción están sentando las bases, compartiendo datos porque genera experiencias de mayor calidad para sus clientes o pacientes y mejora el rendimiento financiero.

4. Los equipos, no las superestrellas, son la clave del éxito

En 2020, las empresas deberán aprender de verdad a dejar a un lado los individualismos, para centrarse en los equipos. Las empresas pondrán a prueba los equipos multidisciplinares durante periodos de rodaje de 2 semanas de duración, definirán las historias de usuario y empezarán a comprender realmente cómo ajustar ese proceso ágil. Las organizaciones empezarán a cobrar vida porque, una vez que empiecen a trabajar como equipos interconectados y multifuncionales, nunca volverán atrás. El trabajo se distribuirá de una manera más uniforme entre los equipos, en lugar de concentrar la parte más importante en aquel que registra el rendimiento más elevado. Todo ello con una ventaja añadida: las personas aprenderán unas de otras en el seno de los equipos, para crear un efecto multiplicador que permitirá que los empleados avancen más rápidamente.

5. Una nueva ola de líderes empresariales acelera la transformación de las empresas

Posicionados en la intersección entre la empresa y la tecnología, los líderes al frente de la empresa adoptarán nuevos estilos dirección. Estos líderes valoran la agilidad, la apertura de mente, la cultura de la experimentación y las nuevas estructuras de equipo. Empieza con el presidente ejecutivo o el director general y la junta directiva y se propaga por toda la organización. Este nuevo enfoque del liderazgo nos permite abordar de forma diferente la resolución de problemas y trabajar de otra manera para crear unas soluciones más completas.

Más información sobre nuestras Tendencias tecnológicas para el 2020 en dxc.technology. Y comparte tus comentarios y opiniones sobre las previsiones para el 2020 en el grupo de LinkedIn THRIVE.