Cuando hablamos de desarrolladores, ¿qué te viene a la mente?

Tal vez pienses en un grupo de techies almorzando y hablando en un rincón, aislados del resto. O puede que pienses en un tipo de persona con dificultades para comunicarse o para colaborar con otros, y que además no entiende de qué va el negocio.

Bien…, ha llegado el momento de replantearnos las cosas. La realidad es que, en el entorno corporativo actual, el éxito del equipo de desarrollo es sinónimo del éxito de la empresa. Este equipo impulsa casi todos los aspectos del éxito del cliente, así como las operaciones diarias de la compañía. Sin embargo, aún son demasiadas las organizaciones que hacen poco o nada para fomentar la participación y la implicación de estos equipos en la empresa entendida en su conjunto.

Están equivocadas. Si quieres que tu organización obtenga mayores éxitos internos y en términos de clientes, tu equipo de desarrollo debe evolucionar.

¿Por qué cambiar?

Piensa en algunos de los mayores desafíos a los que se enfrentan los equipos de desarrollo en la actualidad.

Según el informe State of Software Development de 2019, elaborado por la empresa de desarrollo Coding Sans Ltd., para estos equipos la principal causa de problemas de entrega reside en albergar expectativas poco realistas, seguido de cerca por la falta de claridad a la hora de definir el producto final deseado.

Imagina la diferencia si un representante del equipo de desarrollo participase desde el principio en actividades como reuniones con clientes, el establecimiento de expectativas y su implicación activa en la planificación de los plazos y el producto final.

Es más, vayamos un paso más allá e imaginemos que ese representante ha participado en el negocio y, más específicamente, en el impacto que ejercen en la empresa los proyectos que se están desarrollando actualmente. Todo ello contribuiría en gran medida a afrontar el mayor desafío que presenta el desarrollo de software en opinión de los encuestados: la capacidad. Contar con la participación de un miembro del equipo en la planificación de los proyectos, serviría para conocer con mayor precisión el volumen real de cada carga de trabajo.

Según el informe, la capacidad de compartir conocimientos supone el mayor desafío al que se enfrentan los desarrolladores. Este es un problema antiguo y el resultado directo de la separación de habilidades y competencias que las empresas han estado fomentando durante décadas. Si bien muchas ya han empezado a cambiar esta situación, está claro que todavía queda mucho por hacer.

De hecho, es preciso que se reduzcan dos de estas separaciones : (1) la separación del equipo de desarrollo del resto de la organización, y (2) la separación de las distintas habilidades dentro del propio equipo. Dentro del equipo, la seguridad y el control de calidad, por ejemplo, se trabajan de manera más eficaz cuando se coordinan simultáneamente con otros procesos a lo largo de todo el proceso de desarrollo, en lugar de después.

Cómo cambiar

Reconocer el valor de transformar tu equipo de desarrollo es una cosa, pero hacer que suceda es otra.

¿Cómo puedes empezar? Sigue estos tres consejos:

  1. Empieza con la colaboración dentro del equipo. Incluye en el equipo a analistas de negocio, arquitectos de sistemas, especialistas en seguridad, desarrolladores ETL y analistas del control de la calidad, por ejemplo, así como otros perfiles de competencias que tradicionalmente se consideran ajenos al equipo. Un solo equipo de desarrollo debería incluir de manera transversal todos los conjuntos de habilidades de las distintas funciones. De esta forma, el equipo no solo gozará de una perspectiva más amplia, sino que también fomentará la empatía y el intercambio de conocimientos.
  2. Cuando la colaboración haya comenzado, avanza hacia la inclusión. Elige a un líder del equipo de desarrollo y empieza a invitarlo a las reuniones de planificación corporativa, de planificación de proyectos y con los clientes. Considera la idea de incluir a dos o tres representantes con diferentes habilidades para garantizar una representación completa de las responsabilidades del equipo, de modo que se dé voz a cada uno de los distintos perfiles de competencias..
  3. En cuanto estas piezas estén en marcha, otorga al equipo mayores poderes para tomar decisiones de forma independiente, así como la oportunidad de trabajar con otros grupos dentro de la empresa, como el equipo de operaciones.

El valor del cambio

A medida que la tecnología evoluciona, también lo hacen los equipos de tecnología. ¿Qué valor tiene esto para tu organización? No solo paliarás los desafíos más críticos a los que se enfrentan actualmente los equipos de desarrollo, sino que también disfrutarás de otras ventajas. La más importante de ellas es la mejora de la rendición de cuentas.  Cuando todos trabajan de forma independiente, es muy fácil señalar o cargarle el muerto a otro. Pero cuando todos comparten la misma carga, todos comparten la misma responsabilidad. ¿Acaso no es ese el objetivo último?