Blockchain, esa nueva tecnología cada vez más y más popular. De ella se habla sin parar, de lo que es capaz de generar y proporcionar a las empresas que confían en sus beneficios… Si se logra entender qué es exactamente una cadena de bloques —esa y no otra es su traducción literal—. Sólo así estaremos en condiciones de conocer su verdadera naturaleza y, así, saber si tendrá o no cabida en nuestro negocio.

De Blockchain se viene hablando ya desde hace tiempo. Sin ir más lejos, en la Smart Cities Expo celebrada en Barcelona en 2014. El vocablo corría de caseta en caseta. A modo de anécdota, y ante la pregunta de qué deficiencias atisbaba en el panorama de las ciudades inteligentes, un técnico de IBM dejó caer que Blockchain era una propiedad que solventaría muchas de las necesidades de los mercados tecnológicos.

Blockchain. He ahí la cuestión.

Desde entonces, quien más quien menos viene haciéndose la misma —y dichosa— pregunta: “¿Qué diablos es una cadena de bloques? Y todo el mundo coincide con mi visión: se puede saber en qué consiste, pero es necesario digerirla bien para que quede claro en qué consiste y cuál es su utilidad. Algo parecido a lo que ocurre en el famoso diálogo que mantienen Cameron Díaz (Annie) y Jason Segal (Jay) en ‘Algo pasa en la nube‘:

Jay: “¡Se levantó! ¡Subió a la nube! ”

Annie: “¿Y no puedes bajarlo de la nube?”

Jay: “¡Nadie entiende la nube! ¡Es un misterio! ”

Así que, armado de paciencia y con la sana intención de desvelar los misterios de Blockchain para que puedan ser entendidos, ¡vamos con el desafío! Porque verbalizar la cadena de bloques, incluso para los que conocen dicha tecnología, supone todo un reto.

El papel de Bitcoin catch-22

En primer lugar, Blockchain lleva el desafortunado bagaje de ser una tecnología incompleta en forma de bitcoin. Primero, porque es una moneda que, en las últimas fechas, no deja de ser noticia por el incremento en su cotización, y también por ser la forma en la que los ciberdelincuentes cobran por las fechorías cometidas entre sus víctimas.

Una cosa que hay que dejar clara, desde ya, es que es preciso separar el protocolo Bitcoin de la moneda en sí cuando se habla de Blockchain. Una cosa es una cosa y otra, pues otra. Especialmente cuando lo que aparece en este punto es Bitcoin catch-22. Sobre todo, cuando, una vez el CIO ha conseguido convencer al CEO de su empresa para adoptar Blockchain en su estructura, éste le pregunte a aquél si existen casos de uso en empresas similares dentro del sector en el que trabajan.

Y es ahí cuando hasta los proveedores más fiables y mejor preparados en dicha tecnología dirán que el desafío consiste en eso, precisamente: en disponer del mayor número de casos de uso posibles dentro de la industria. Pero, al ser Blockchain también una tecnología muy arraigada en las estrategias de seguridad de misión crítica de las empresas, pocas son las que dan el permiso para su caso pueda ser estudiado o adoptado por otras como ellas. Es más, existen muy pocos ejemplos públicos que hablen de una mala implantación de Blockchain, y asimismo los CTOs tienen dificultad para estimar cuáles serán los desafíos de su implantación de una manera significativa.

A todo esto, hay que unir que Blockchain ejerce una tremenda presión sobre el proveedor para que éste se convierta en un socio de confianza en el proceso de educación, evaluación e implementación de los casos de uso. La razón es muy sencilla: Blockchain requiere un inventario serio de habilidades para determinar cuánta inversión interna de recursos intelectuales se necesita más allá del precio de compra. La mayoría de los proveedores se dan cuenta de que es fundamental desarrollar ese continuo de confianza durante todo el proceso. Sin embargo, a los compradores de tecnología empresarial les aterra la idea de que sus inversiones no encuentren el retorno esperado en un plazo de tiempo prudencial. En consecuencia, la idea de verse alejado en todo este proceso y dentro de algo tan complejo como es la cadena de bloques, literalmente, asusta.

Por suerte, basta con echar un vistazo a los medios para ver cómo la cobertura acerca de Blockchain crece y crece sin parar, especialmente desde el año pasado. Por un lado, se están abordando los problemas de identidad de la tecnología en sí, y también se está aplicando en una gran variedad de industrias. Lo que, llegado el momento, ¡será ideal para que se lo podamos explicar de una vez a todo el mundo!

Bromas aparte, eso será lo que hagamos en el siguiente artículo dedicado a esta tecnología, es más sencilla de entender de lo que parece.