Claves extraídas de las mesas redondas “Transformación digital en la fabricación: conectar la teoría con la práctica” organizadas por The Economist y DXC Technology en Estocolmo y Ámsterdam.

La transformación digital es una prioridad estratégica para la industria manufacturera. No obstante, muchos se enfrentan a diversas realidades de tipo práctico antes de dar el primer paso en un vasto e interconectado ejercicio de extremo a extremo. DXC Technology se asoció con la Economist Intelligence Unit para organizar dos mesas redondas en Estocolmo y los Países Bajos, respectivamente, con el objetivo de ayudar a los delegados a explorar los pasos iniciales y posteriores en este sentido.

La discusión en ambos eventos fue canalizada para explorar cómo dar esos pasos incrementales de una manera sostenible. En una sesión de preguntas y respuestas, la editora de BVEx, Helen Beckett, y los expertos de la industria manufacturera de DXC y facilitadores de eventos Martin Rainer y Wolfgang Lucny, analizaron los aspectos más destacados a compartir dentro de este evento de intercambio de conocimientos.

Los temas clave que surgieron a lo largo de las discusiones giraron alrededor de:

  • La necesidad de resolver la propiedad ambigua de datos.
  • La aparición de equipos interdisciplinarios en la fabricación.
  • Cómo tratar la nueva generación de silos digitales.

BVEx: ¿Cómo han progresado los fabricantes en el último año?

Martin Rainer: casi todas las empresas presentes en los dos talleres habían iniciado una seria estrategia digital, encabezada por el CIO o CDO, y con el compromiso de invertir. Sin duda, se trata de un paso adelante si echamos la vista atrás hace un año, cuando los delegados en un evento similar investigaban el Smart Connected Manufacturing de una manera bastante conceptual. Al contrario de aquel caso, los delegados en Estocolmo y Ámsterdam estaban interesados ​​en entregar resultados reales, reunir casos de negocios y buscar casos de uso.

Hay que indicar que existía un alto nivel de sofisticación en los negocios, así como una importante presencia de delegados dentro de su modelo operativo actual. Sin embargo, y en lo que respecta a la digitalización, sólo se puede proceder a una cierta velocidad. La iniciación es todavía extremadamente difícil para la fabricación y se sigue subestimando en demasía la preparación digital. Por eso recomiendo a las empresas que hagan su tarea. Es decir, que armonicen sus procesos y sistemas existentes, que limpien los datos y definan un modelo de información y datos de toda la empresa.

BVEx: ¿Cómo están preparados digitalmente los fabricantes?

MR: muchas empresas que se ocupan de la transformación digital ya han comenzado con pequeños pilotos y socios en proyectos que abordan la eficiencia operativa. Algunos otros están investigando consideraciones de nivel superior tales como ecosistemas de valor y gestión del ciclo de vida para productos inteligentes, con el objeto de aprovechar nuevos flujos de ingresos y mejorar la experiencia del cliente. El resto está haciendo sus pinitos en iniciativas que son propiedad de diversas unidades de negocio. Por eso, los puntos de partida son diferentes para los distintos subsectores existentes. No en vano, la nuestra es la industria con el mayor número de subsectores y la que tiene la más amplia variedad de negocios.

También fuimos testigos de un cambio en lo que a la asistencia de delegados se refiere: desde el personal en funciones tradicionales de tecnología de la información y tecnología hasta funciones digitales, así como también un cambio paralelo en la discusión del enfoque de TI al enfoque de negocios. En general se puede hablar de una actualización de los delegados asistentes, cada vez más interesados por la tecnología. Y esto quiere decir que la propiedad digital se acerca cada vez más a la sala de juntas. Valga como anécdota un CIO que conocí, anclado en un escenario digital tradicional de TI, encantado con el nuevo escenario que pudo conocer.

Industria 4.0 Business Value Exchange España
Pete Swabey, director editorial de la sección de Inteligencia de The Economist en EMEA, moderando la mesa redonda en Ámsterdam.

BVEx: ¿Cómo hay que ver la Industria 4.0? ¿Como una revolución o más bien una evolución?

MR: las empresas que están irrumpiendo en el sector manufacturero suelen ser los grandes dinamizadores en el sector automovilístico, como es el caso de Daimler y Tesla. No hay evidencia de que el resto esté adoptando este enfoque o actuando con la misma urgencia. Más bien diría que prefieren adoptar un enfoque evolutivo de pasos incrementales impulsados ​​por objetivos de calidad y eficiencia. No obstante, los procesos y modelos existentes se están enriqueciendo con la tecnología, las herramientas digitales y con las oportunidades de analizar los datos.

¿Evolución o revolución? Basta con echar un vistazo a las 3 capas de la Industria 4.0. En primer lugar, la integración vertical de las máquinas de la fábrica, los robots y los datos para agilizar las operaciones y lograr una mayor producción a menor coste. El objetivo final no es otro que producir productos personalizados a costa de los productos producidos en masa. Ésta es, definitivamente, una etapa evolutiva e incremental; la segunda capa de productos inteligentes y la gestión del ciclo de vida es más revolucionaria y perjudicial. Sin embargo, mientras que las compañías están empujando hacia fuera, aún no tienen constancia de que exista una demanda lo suficientemente grande por parte de su base de clientes para consumir los productos y soluciones que ponen a su disposición.

Es en la tercera capa de ecosistemas horizontales y plataformas disruptivas, que permite conectar a todos los actores de la red de valor, donde el potencial de la revolución es mayor. Ciertamente, aquí hay una gran cantidad de actividad de inicio. Sin ir más lejos, DXC es parte de la iniciativa Startup Autobahn junto con Daimler, Porsche, BASF, ZF y Murata. El propósito de dicha iniciativa es validar varios casos de uso de fabricación con startups como Kreatize, Reflekt o TruePhysics.

BVEx: ¿Qué papel juegan las plataformas digitales y el servicio?

Wolfgang Lucny: Los fabricantes están buscando devoluciones discretas o puntos de prueba para demostrar el éxito del caso de uso. Los despliegues de plataforma, software e infraestructura ya están maduros en el mundo de la informática, y ahora están emergiendo en el espacio de fabricación. Su modelo de consumo de opex, en lugar de capex, permite a los clientes aprovechar rápidamente la funcionalidad y los servicios sin tener que construir capacidades y conocimientos por sí mismos. Ésta es claramente una manera muy eficiente de superar la creciente escasez de habilidades y de entregar resultados en unas pocas semanas para probar el caso de negocio que existente.

Sin embargo, este enfoque todavía requiere una visión holística. Es decir, hay que ir más allá. De lo contrario, los fabricantes terminarán como pequeñas islas de automatización y conectividad. Estamos viendo emergentes plataformas digitales que abordan esto, como es el caso de VFK (Virtual Fort Knox) ​​en Alemania, que proporciona una plataforma abierta y segura para el intercambio de datos entre las distintas partes de la cadena de valor.

Industria 4.0 Business Value Exchange España
Momento de la discusión del caso de uso Smart Connected Manufacturing en Estocolmo.

BVEx: ¿De qué manera se produce la retroalimentación de los delegados sobre los productos inteligentes que se ofrecen como servicio?

WL: una empresa delegada en el sector de pulpa, papel y envasado de Finlandia dispone de múltiples enfoques acerca de los proveedores que componen su línea de producción. Proveedores como ABB y AtlasCopco desean ofrecer productos tales como robots y aire comprimido como un servicio en la fábrica. ¿Qué supone esto? Por ejemplo, que el delegado ya no tiene que mantener la máquina de aire comprimido ni los robots en la misma planta. Claro que esto también tiene sus desventajas, y es que cada nuevo elemento adquirido como “as-a-service” introduce otro conjunto de conexiones remotas en la red de fábrica. Un quebradero de cabeza para el delegado, puesto que cada proveedor requiere una conexión para poder analizar sus datos. Es decir, más puntos de entrada en la red. O lo que es lo mismo: más posibilidades de vulnerabilidades en su seguridad.

Por otro lado, y desde el punto de vista comercial, estos servicios pueden ser bien digitales, bien agrupados y hechos a medida. Por desgracia, estos servicios todavía no proporcionan una visión deseada de extremo a extremo, sino más bien fragmentaria y ni mucho menos lo eficiente que debería ser.

BVEx: ¿Cómo incorporan los delegados esos productos inteligentes?

WL: un delegado de fabricantes de electrodomésticos de marca blanca se encontró con el hándicap de no conocer a sus clientes desde el principio. Comenzó por la venta del producto, y pronto se encontró que no iba a ser capaz de explotar la oportunidad de los productos inteligentes, fundamentales para para analizar el comportamiento del consumidor. En este negocio, si el cliente llama por primera vez por algún problema relacionado con el producto, es esencial hablar con él, conocerlo. Eso permite a delegado realizar un registro de producto basado en la visión general de los clientes. Pero, por desgracia, todavía no se estila que los consumidores registren su compra una vez la han hecho.

En definitiva, esta situación se reconoció como una oportunidad perdida. Pero también permitió al delegado darse cuenta de la necesidad de trabajar más cerca con su departamento de marketing, con el fin de aprovechar la oportunidad y crear así un incentivo convincente para los usuarios a la hora de registrarse. De lo contrario, nunca sabrá cómo está funcionando el producto.

BVEx: ¿De qué manera los fabricantes están explorando redes y ecosistemas de valor horizontal?

WL: Normalmente existe un sentimiento entusiasta por su parte hacia estas redes de valor y el ecosistema como servicio. Sin embargo, el miedo al riesgo templa un tanto los ánimos. Nos dicen: “Sí, apuesto por lo digital, pero dentro de mis fronteras de fábrica, y aún quiero disponer en ella de mi nube e infraestructura”. Es decir, su manera de controlar la propiedad de datos y su privacidad.

Asimismo, y para preservar la privacidad de los datos, un segundo enfoque consiste en participar en más actividades de investigación y unirse a iniciativas como IDS (Industrial Data Space). El objetivo de esta iniciativa es para trabajar colectivamente para acordar un estándar de la industria, pero aún no existe consenso. El establecimiento de estándares y el intercambio de datos entre proveedores y clientes a través de una plataforma o mercado, como VFK, ayudará significativamente en el viaje a la Industria 4.0, ya que superará el problema de confianza perdido. Y la confianza entre los socios en un ecosistema es obligatoria para que el ecosistema funcione.

Martin Rainer, líder de la industria de fabricación de DXC Technology, co-anfitrión del evento y ponente en Amsterdam y Estocolmo.

BVEx: ¿Cómo organizan las empresas sus respuestas a la Industria 4.0?

MR: Las listas de delegados no engañan: asisten hasta 5 representantes de diferentes departamentos de algunas empresas, lo que es un ejemplo de la importancia de las discusiones que se producen dentro de dichos departamentos. Discusiones que se centran en cómo abordar la oportunidad de fabricación conectada inteligente y de qué manera aprovechar los beneficios de la Industria 4.0. A modo de ejemplo, los jefes de producción asistieron junto a jefes de IoT y hubo una mayor diversidad de títulos de trabajo que el año anterior.

Asimismo, y como muestra de las discusiones allí mantenidas, valga de que cómo asegurarse de que la transformación digital se tome en serio. El debate, muy interesante, se centró en quién debe tomar las riendas de dicha transformación: si el director digital, pero sin aliarse con cualquiera de las unidades de negocio, o las propias unidades de negocio. Los participantes más veteranos eran de la opinión de un más control central, aunque, finalmente, los propietarios de P & L decidieron manejar la inversión, cómo y de qué manera implementarla. Y ésa es una razón de por qué no se está acelerando aquella transformación.

¿Otro ejemplo? Un gigante de la fabricación del stand-out no siguió este modelo, pero en su lugar había integrado otro en cada función del negocio. Los equipos de TI se despliegan en cada una de las unidades de negocio, lo que garantiza una respuesta coherente y sin sincronización de silos. Cuando se trata de la transformación digital, TI es parte de esa iniciativa digital.

BVEx: ¿Cuáles son los principales retos de los primeros pasos en la fabricación inteligente conectada?

WL: Una gran preocupación en la comunidad era quién posee los datos generados por los dispositivos inteligentes que se despliegan en el piso de la fábrica o dentro de un edificio. En Estocolmo hubo una discusión sobre la propiedad de los datos, así como su privacidad, como respuesta a las discusiones sobre la mejora de la eficiencia operacional a través de análisis de datos. Las preguntas que se hicieron a lo largo del evento fueron del siguiente cariz: “¿Cuántos datos tengo que transferir a través de la red?”, “Muchos de los datos contienen mi IP: Si permito que mis datos de ingeniería o diseño 3D viajen a través de la cadena de valor, ¿puedo proteger los activos de datos? “.

En otro caso, un delegado del sector de la energía no pudo crear un caso de uso inteligente de edificios debido a la falta de claridad sobre quiénes poseían datos en sus oficinas comerciales, que eran administradas por un tercero y propiedad de otra compañía de inversión. Ni siquiera estaba claro quién poseía los datos dentro del edificio.

Este tipo de cuestiones fundamentales relativas a la propiedad de datos y la protección están surgiendo en todas partes. Y esto ocurre cuando los fabricantes comienzan su viaje hacia la industria 4.0. En definitiva, una forma más conectada de hacer las cosas.